Columna de opinión: Treinta y tres toques

La verdad no los conté, solo, sentado en occidental entre los mismos de siempre y unos menos, veía como Patriotas llevaba la pelota de un lado para otro con los del Deportivo Cali mirando como se las tocaban en la cara. Pasó un minuto, dos minutos ya nada, ni una falta, ni un gesto, ni un grito, nada. Tres minutos, gol, gol de Patriotas con una jugada que, como lo dijo en la rueda de prensa el DT don Gerardo Pelusso, la habían visto, pensado, trabajado y analizado. En tres minutos te meten un balón, uno que en el trabajo de la semana sabían, según lo que dijo el DT, llegaría y ninguno, nadie, hizo nada por la pelota salvo sacarla del fondo de la red.

Me enteré por prensa, que fueron 33 toques de balón, la verdad, me excuso no los conté así que espero sea así. Igual, un golazo sin duda, uno de mérito para el equipo que lo logra y uno que habla de la forma en la que el equipo, en teoría ultradefensivo, encara los partidos porque ante 33 toques se durmió. Tuvo, igual, 87 minutos para empatar y remontar. Bueno, una sola vez de 16 lo hemos hecho en este año y, según como dijo el DT en rueda de prensa, antes de lograrlo la primera vez (contra Leones) el club llevaba siete meses sin hacerlo. Grave, no solo decirlo, sino saberlo y no poder hacer nada en 15 oportunidades que tuvo.

No remontamos, perdimos, segundo en línea. Poco fútbol, jugadores perdidos en el campo, sin control de balón, imprecisos y decidiendo mal. Jugadores lejos de su nivel, de la hinchada y del fútbol del Cali. Dos partidos seguidos cayendo en casa, impensado para una nomina como la nuestra, impensado para un DT traído al club por ser uno ganador, no uno que le guste o sepa perder, no y sin embargo los correctivos no llegan, las opciones de gol son pocas y bueno, de los resultados adversos ya hablamos, no los podemos superar.

Queda poco en Liga y por Copa Suramericana saldremos a matar, no hay de otra. Estamos en un mes complicado, que requiere que estemos unidos, fuertes y alentando hasta el final porque lo que viene fácil no es y si algo podemos hacer desde afuera es procurar generar un buen ambiente, uno que motive a los muchachos y logre, al menos un poco, permear al profe para que libere al talento y salga con mas de lo que se le ve en cancha.

Nacional, América, Alianza y Jaguares por Liga más la doble confrontación contra Santa Fe por Suramericana, todo eso es lo que jugaremos en los próximos días. Si los canteranos se quieren mostrar, es el momento, si los viejos quieren dejar una huella más profunda, es linda la oportunidad y si don Gerardo quiere “peinarnos” a todos como lo hace con los periodistas, bueno profe, ahí está la cancha y los partidos para que nos diga: Acá están mis títulos.

Casualmente con los malos resultados se activa la mala prensa nacional. Salen los mismos de siempre con los temas recurrentes, tirarle al Cali y su institucionalidad como por deporte. “Me llegó información de un asociado”, “Contado me han qué” y otras muletillas de programas de la mañana, el mediodía y bien entrada la noche que, quién sabe si solo para favorecer el rating, dicen, acusan y señalan sin nada diferente a esas ganas de algunos asociados (o sus amigos, ni idea) por pescar en río revuelto, o, lo que es peor, meterle un taco de dinamita al río para ver qué sale.

Mal hacemos los hinchas en copiarle a esos periodistas y sus programas. Mal hacemos en atender como ciertas esas versiones y, peor aún, en replicarlas. Ya estamos muy grandes como para seguir permitiendo que vengan a dañar la imagen o pretender dañar la imagen de nuestro Deportivo Cali amado y menos si pareciera que son los mismos de siempre con las mismas artimañas de siempre y el mismo modo de operación.

Será un mes complicado, por lo futbolístico y lo extrafutbolístico. No podemos caer en desesperanza, aunque la desazón tras los 33 toques y el autogol de Palomeque aún no se me quita, no podemos dejarnos llevar por la apatía, no ahora, no este mes, no tan cerca a llegar a una semifinal de un torneo internacional.

Es ahora en donde el club, el Deportivo Cali, ese que decimos amar más allá de la razón, nos necesita, la institución, el escudo, los colores, no los apellidos o los amigos, no, el Deportivo Cali, ese que no tiene apellidos, ese que no puede perder con el 16 de la tabla, ese que debe remontar o intentarlo hasta morir cada vez que empiece perdiendo y este al que defenderé pase lo que pase y acompañaré hasta el final.

Estoy convencido que juntos seremos más fuertes y que pocos no nos van a derrotar, al menos no sin una buena pelea, porque si algo le aprendí a Don Alex es que al Cali se le respeta y se le trata con transparencia.

Somos “el Glorioso”, somos “la Amenaza verde”, somos el Deportivo Cali, una institución como ninguna otra en el país. Somos más, mucho más que 33 toques y a quien no le cuadre o no pueda con eso dentro de la familia verdiblanca desde el menor de los canteranos hasta el más anciano de los hinchas/asociados, que le vaya bien.

Nos vemos en el estadio, nos leemos por acá

Germán Salcedo Cajiao
En twitter: @germanchos

——
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de TeQuieroCali.co.

Deja tu comentario

Compartir