Columna de opinión: A mi entender, Gerardo Pelusso estrelló un interesante plan futbolístico

Deportivo Cali este fin de año salió de vacaciones no en la época navideña como acostumbraba en épocas anteriores. En esta oportunidad, el elenco ‘azucarero’ terminó su actividad futbolera lamentablemente finalizando el Halloween. En este fracaso que padece la institución verdiblanca, son varios los responsables y los motivos que lo generaron. A mi entender, esto fue lo que sucedió esta temporada con los verdiblancos.

La actual Junta Directiva azucarera, en sus primeras gestiones, intentó mejorar la falencia que arrastraba Deportivo Cali en temporadas pasadas, en relación al armado del plantel que debía encarar el año y sus distintas competencias. Aunque, el error de los directivos verdiblancos en este aspecto, pasó por confiar en una nómina corta para disputar todos los frentes de este año.

En ese hilo, contrataron a un técnico experimentado y de amplio palmares, cuyas características distaban de las que últimamente dirigian al elenco caleño. Esto con la premisa de en este 2018, gritar campeón en alguno de los frentes que Deportivo Cali debía competir. Y con este plan, llegó a Deportivo Cali el uruguayo Gerardo Pelusso.

En el armado del plantel en el transcurrir del presente año, igualmente se vieron cambios notables en el perfil de jugadores que llegaron: José Sand, Camilo Vargas; Macnelly Torres y Juan Camilo Angulo, fueron futbolistas que llegaron con sólida experiencia y jerarquía. John Edison Mosquera, Esequiel Palomeque y Matías Cabrera, quienes fueron pedido esplícito del técnico ‘charrúa’, tuvieron más bajas que altas en las dos temporadas. Al uruguayo Cabrera, se le debe dar un margen mayor de espera, por la lesión que padece.

En ese sentido, con una columna vertebral del equipo armada a base de experiencia y el complemento de jugadores como Nicolás Benedetti, Kevin Balanta, Andrés Pérez, Didier Delgado, Darwin Andrade entre otros, mostraban un plantel quizá corto para ir por todo, pero si con sólidas bases para haber conseguido uno de los cuatros frentes que encaró en este 2018: 2 Ligas, 1 Copa Águila y 1 una Copa Sudamericana.

Ante esto, todo dependía de la sapiencia del experimentado entrenador uruguayo y del compromiso y profesionalismo del plantel de jugadores. En la primera parte del año se mostró un funcionamiento colectivo azucarero muy interesante, con una contundencia en ataque notable, siendo uno de los conjuntos más goleadores. Además, mejorando notoriamente el rendimiento de su zaga, quizá la más reiterada falla de los azucareros en el pasado, logrando ubicarse entre los cuadros menos vencidos de esa parte del año, y sosteniendo por varias fechas, al goleador del certamen, con un José Sand intratable. Nos e logró quedar campeón, pero se elevaba el positivismo por lo que se piodía conseguir en esta, la segunda parte del año.

Así, llegaron Macnelly Torres, Juan Camilo Angulo y Matías Cabrera a reforzar una base de jugadores que se conservó, con principal premisa de conseguir la Copa Sudamericana, arriesgando la Liga y dejándole la responsabilidad de la Copa Águila, a los canteranos verdiblancos. Aquí, empieza la equivocada toma de decisiones del timonel verdiblanco.

Es una realidad que el actual grupo de jugadores azucareros es una nómina corta para intentar pelear los tres frentes. Pero, las decisiones extremistas de Gerardo Pelusso, en las que optaba por un equipo netamente alterno y no mixto para encarar los dos torneos de nuestro país, conllevaron la temprana eliminación en estas dos competencias. Algo totalmente contradictorio, con las verdaderas intenciones de un equipo grande de Colombia.

Igualmente, el plan más allá de un segundo semestre lleno de baches en el funcionamiento colectivo, le estaba funcionando al DT Pelusso, ya que su equipo mostraba solidez en el certamen internacional, logrando una histórica clasificación a los Cuartos de Final, abrazando un manejable resultado en el duelo de ida contra Santa Fe en Bogotá. 1-1 finalizó ese duelo.

Todo pintaba muy bien para la vuelta, pero, Los Cardenales sorprendieron al elenco caleño iniciando el duelo. Estas adversidades fueron reiteradas en distintos duelos que enfrentó Deportivo Cali, a las que, su estratega basado en su conservador estilo, no supo idear las estrategias necesarias para superarlas quedándose con las manos vacías.

Aquí marcó el principal y más trascendental error de Gerardo Pelusso, optar porque un único sistema de juego fuera el responsable de superar los inconvenientes, sin tener en cuenta las variantes en talento que sostiene su plantel, y así buscar variantes que pudieran superar el bache futbolístico, que nunca superó.

En suma, Gerardo Pelusso eligió enfocarse en la Copa Sudamericana, subestimando la Liga y dejando a un lado la Copa Águila. Todo esto con el plan de consolidar un estilo de juego, siendo reiterativo con el mismo, hasta en el intento de superar los baches, sin considerar buscar alternativas en su módulo táctico, teniendo un plantel que le permitía esto. Plan válido en el fútbol y que quizá en otro equipo le hubiera funcionado, pero en Deportivo Cali, le resultó un rotundo fracaso.

Nel Sandino
Twitter @nelsandino1

——
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de TeQuieroCali.co.

Deja tu comentario

Compartir