Análisis: Deportivo Cali y el rendimiento de sus jugadores ante Rionegro

Rionegro, Caudal Verdiblanco:

Ni la necesidad de safarse del descenso, ni la ilusión de clasificar a los cuadrangulares, le bastaron al Rionegro Águilas para detener al Deportivo Cali que tras lograr la clasificación a la final de la Copa Águila, saca pecho y pone el fútbol ante sus rivales, en el Alberto Grisales fue 4×1 contundente, que deja a un paso de la clasificación a los de Pusineri con 30 pts, una diferencia de gol de +8 y un 4to. lugar en la tabla a solo 3 pts. de Atlético Nacional a falta de dos jornadas. ¿Cómo le fue a los protagonistas?

Johan Wallens: Cuando el partido estaba igualado y podía ser para cualquiera, el espigado guardameta tuvo dos intervenciones cruciales, la primera al 17° de partido, salvó bien tras quedar mal parado el equipo, Angulo en su intento de cortar, mejoró el balón para el rival. Wallens atento Interceptó el remate de Gomez con su achique. La segunda maniobra sería cerrando el primer tiempo, un remate de cabeza rival que tomó desprevenida la zaga, se encontró con un atento Wallens. En general buen partido, mejoró.

Juan Camilo Angulo: El lateral y capitán, tuvo un par de imperfectos en el compromiso. En el empate de Águilas, Anthony Uribe supera su marca y luego a Dinenno para rematar de cabeza y anotar, luego sobre el 17° intentando cortar un pase rival, terminó de habilitar al rival Gomez que por poco ponía el 2×1 en contra, Wallens salvó. Sacando estos detalles, cumplió un buen rol tanto en marca como en defensa el resto del compromiso. La sociedad con Arroyo por derecha, va creciendo.

Danny Rosero: La dupla que hace en defensa junto a Renteria no es la mas vistosa, pero sí rendidora, tras la salida de Uribe por lesión, Obrian el recambio, poco y nada se sintió por el arco caleño, sobre el cierre del partido con todo a favor (4×1) se equivocó en la marca de Andrés Renteria, lo golpeó por detras, el árbitro estaba atento y sancionó el penal, pero Obrian que fue al cobro no pudo empañar el resultado final. Crece en confianza, tras el bajón.

Richard Renteria: De pasar a Rosero y uno mas con Pusineri, llegamos a Renteria y uno mas con los verdiblancos, el joven zaguero ex Atlético, aprovechó el bajón de Rosero y las dudas del D.T. con Delorenzi para afianzarse como el central por izquierda (y algunas veces por derecha) del Deportivo Cali, cumplidor y rendidor cual comercial de arroz, Renteria se multiplica en la zaga y muchas veces se vuelve el corrector de la misma, dando una mano a sus compañeros. Las finales lo encontraran en un gran nivel.

Darwin Andrade: El lateral de Tierralta lució generoso en ataque, y solidario en marca para ofrecerle una solución a Velasco, su formula por ese sector, cada vez que incursionaba en ataque, o necesitaba descongestionar la defensa, el efecto Rivera-Balanta contagia la propuesta del grupo y Andrade es uno de los mas implicados por la formula canterana. Volviendo por sus fueros.

Andrés Balanta: La ‘Fiera’ del medio campo caleño, volvió a hacer de las suyas y campó a sus anchas en el Alberto Grisales de Rionegro, su despliegue físico ya no impresiona por su regularidad, pero si su capacidad, está en todas partes y en ninguna a la vez, porque cuando sus rivales lo perciben, ya les ha sacado medio balón, en el gol de Dinenno se deboró a Aldo Leao como el mejor #5 y asistió al argentino como si fuera un día mas en la oficina del 10. Pedazo de jugador.

Christian Rivera: El motor del Deportivo Cali no necesita diesel, electricidad o sol para funcionar, solo que le den el balón, el hace el resto, acompaña, marca u asiste según el rol que le toque y en el orden que el partido lo destine, su eficiencia la agradece el Cali, su hinchada y Pusineri, su despliegue, visión e interpretación del juego están a otro nivel. Rivera fue un placer. ¡Chapó!

Andrés Arroyo: Al monteriano de 17 años, le bastaron un par de partidos como titular para ganarse el favor de Pusineri y de a poco el cariño de la hinchada, es joven, tiene un camino largo por recorrer, pero aprende en el proceso, y aprende rápido, su zona es la media punta, pero ya a hecho suya la derecha del campo, por ahí crea peligro, marca o diezma al equipo rival con sus persecuciones. ¿Su gol?, una gran recepción de un balón largo de Rivera, la bajó con derecha, la perfiló para la zurda y sin ver portería sacó un disparo bien ubicado al palo izquierdo imposible para Delgado. En racha.

Kevin Velasco: El volante zurdo aparece poco, pero ha entendido su rol en el equipo, donde cada oportunidad debe hacerla ‘su’ oportunidad, jugó un gran partido ante los antioqueños entendiendo la propuesta vertical cuando se necesitó, o de tenencia cuando se tenía la ventaja, en marca también dio una mano importante a Darwin Andrade. Muy participativo, destacado.

Feiver Mercado: El galapeño fue fiel a la nueva propuesta de Pusineri, de esperar y contragolpear con eficacia, en el primer gol de la jornada, engaña al ‘Alcatraz’ García con su movimiento, lo deja en el camino y emprende la huída, con ventaja 3×2 en la contra, Arroyo le picó por derecha, Rivera por izquierda, y sin levantar la cabeza para no dar señas a los rivales, asistió sutilmente a Rivera para su gran disparo y anotación. También tuvo una opción en el 2do. tiempo para anotar de tiro libre, pero se fue por arriba. Mercado se hace importante en el once de Pusineri, ha crecido en juego y confianza.

Juan Dinenno: Era día de las madres en la Argentina y Dinenno tenía motivo suficiente para buscar su séptimo tanto de la Liga, el #9 de Rosario, estuvo mas participativo que en otros juegos, soltó el bombazo para la contra del gol de Rivera (en un despeje), anotó el 4to. del juego con una gran maniobra de barrida tras el buen pase de Balanta, e incluso incomodó a Ramírez forzando su error para el gol en contra de Rionegro, primero del partido. Lo dio todo, mamá está orgullosa.

Los Cambios:

Rafael Tapia: El sincelejano ingresó por Andrés Arroyo (68°), entró con chispa al juego, tuvo una jugada donde eludió tres rivales pero le faltó rematar antes a portería. Es otro de la nueva generación que promete.

Carlos Rodríguez: El Chapo entró por Juan Dinenno al 76° de partido, con el juego resuelto, y el medio disuelto, intentó tomar la pelota en favor del Cali con algo de dificultad. Seguimos extrañando al Rodríguez del primer semestre.

Matías Cabrera: El uruguayo ingresó por la figura del partido Christian Rivera, estuvo 8° minutos en campo mas el descuento.

El Técnico:

Lucas Pusineri definió sus objetivos tras meterse a la final de la Copa Águila: buscar la clasificación ante Rionegro y Once Caldas, y descansar todo el grupo ante Envigado, ya logró el primero de sus 3 objetivos a corto plazo. Con una propuesta similar a la del juego ante Tolima, su equipo supo esperar la oportunidad para golpear, y en cuestión de tiempo arrinconó con buen juego, verticalidad y una lluvia de goles al Rionegro. En la Casona pasó la tormenta y el arcoiris se asoma por la ventana de Pusineri y la escuadra verdiblanca. El panorama no puede ser mejor. ¿Sus detractores?, con el paraguas abierto en casa, por si llueve.

Podio:

1. Christian Rivera: En Rionegro, lideró el caudal verdiblanco y fluyó con su fútbol y personalidad en el campo.

2. Andrés Balanta: Es el todo terreno azucarero, el que está cuando los demás no. Esencial.

3. Kevin Velasco: Tuvo un gran despliegue durante el compromiso, culebrita para atacar y con mordida para recuperar el balón.

____________________________
Juan David Arcos Grajales.
Comunicador Social y Periodista
Programa: El Corrillo de Mao
Twitter: @ArcosJD90
Facebook: Juan Grajales
Instagram: arcosjd

Deja tu comentario

Compartir